Un lujo lleno de historia

La semana pasada, en mi viaje de verano, de pronto me encontré nuevamente en uno de mis parajes favoritos: Rodeo Drive en Beverly Hills, California, un sitio que toda amante de la moda debe visitar.

rodeo-dr-street-sign

Rodeo Drive es un distrito de tres o cuatro cuadras donde se concentran las firmas de moda más prestigiosas y caras del mundo. La manera en que cada una compite por la atención de los caminantes provoca una sensación similar a tener una tarjeta American Express Black aunque solo tengas 50 dólares en la cartera. En realidad, el 80% de los visitantes únicamente van a experimentar el mejor window shopping de sus vidas.

El origen de su nombre tiene dos teorías: una es que en los años cincuenta el centro de flores que divide la calle principal (la parte más famosa del lugar) estaba llena de carrozas de caballos; la otra (dicen que es la verdadera) es que el lugar pertenecía a un sector llamado “Rancho Rodeo de las aguas” antes de convertirse en Beverly Hills.

beverly-hills-rodeo-drive-20389

yo-en-el-centro-de-las-flores

El lugar llegó a modernizarse hasta los años setenta pero fue en 1967 cuando Fred Hayman, conocido como “the father of Rodeo Dr” por obvias razones, abrió la primera tienda de prestigio “Giorgio Beverly Hills”; en 1968, Aldo Gucci lo secundó, en un indicio de lo que se convertiría la calle; pero no fue hasta 1976, cuando Bijan Pakzad abrió su showroom, que se dispersó la noticia por el mundo sobre Rodeo Drive como el lugar para que los ricos y famosos satisficieran su necesidad de moda y lujo.

Ahora puedes encontrar los mejores diseños de aparadores de marcas como

Burberry, Louis Vuitton, Bulgari, Dolce & Gabanna, Miu Miu, Chanel, Céline, Dior, Hermès, Fendi, Missoni, Valentino, Armani, Prada, Lanvin, Tom Ford, Saint Laurent y prácticamente cualquier marca high-end en la que puedas pensar, además del famoso e histórico Hotel Regent Beverly Wilshire, situado justo en la entrada sur de la calle.

gucci

chanel

rodeo

louis-vuitton

centro-de-las-flores
La verdad es que deambular por esas calles te hace sentir en la cima. Se contagia la inspiración de los genios detrás de los escaparates y las fachadas; la hermosa arquitectura de los edificios diseñados por Frank Lloyd Wright; los turistas que como tú la visitan llenos de sueños y metas, pero también la gente llena de estilo y excentricidad que reafirma tu amor por la moda y a aspirar siempre a más. Y claro, ni hablar de los mejores clientes del lugar, los famosos.

Definitivamente, la calle Rodeo no es solo un lugar turístico y de compras: es todo un estilo de vida para la elite y una fuente de alegría y energía para el resto.

Es por todo esto que Rodeo Dr. es un must cuando se visita Los Ángeles.

Nos vemos la próxima semana.
Xo,
Mariana T.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s